¿Qué hacemos con los envases vacíos de productos utilizados durante la pulverización agrícola?

Todos sabemos que durante la manipulación de productos fitosanitarios tenemos que evitar todo contacto posible de los mismos con la piel, ojos, boca y nariz, para lo cual utilizamos materiales de prevención como máscaras, guantes, sombreros, antiparras.

Pero una vez que terminamos con nuestra tarea, ¿Qué hacemos con los envases vacíos de productos utilizados durante la pulverización agrícola?
Existe una manera ideal para descartar los envases llamada “técnica del triple lavado”, cuyos pasos son los siguientes:

  1. Agregar agua hasta llenar aproximadamente 1 /4 de la capacidad del envase.
  2. Cerrar el envase y agitarlo enérgicamente durante 30 segundos
  3. Verter la solución del lavado del envase exclusivamente el tanque de la pulverizadora.
  4. Repetir este procedimiento tres veces y aplicar en el lote objeto de tratamiento.
  5. Inutilizar los envases luego del triple lavado para evitar su reutilización. Los mismos se deben acercar posteriormente a centros de reciclado de plástico.

Es muy importante descartar correctamente el material utilizado en las pulverizaciones y trabajar de manera responsable bajo las buenas prácticas agrícolas. Con estas acciones podemos prevenir el derrame de los residuos de los envases en sitios donde podrían provocar contaminación, como cursos de agua o el suelo fértil; también prevenimos intoxicaciones por el potencial contacto de los residuos con personas que no están informadas sobre los riesgos.

De todos modos, brindamos a continuación información de relevancia ante una posible intoxicación:

EN CASO DE INGESTIÓN

IMPORTANTE:

Nunca suministrar nada por la boca si la persona está inconsciente.

EN CASO DE INHALACIÓN

Retirar a un lugar ventilado y fresco. Si el accidentado no respira, realizar respiración artificial, preferiblemente boca a boca.

EN CASO DE CONTACTO

Quitar inmediatamente las ropas contaminadas y lavar las partes del cuerpo afectadas con agua y jabón. Enjuagar con abundante agua limpia. Lavar los ojos bajo un chorro suave de agua corriente durante por lo menos 15 minutos manteniendo manualmente los párpados abiertos.

¡RECUERDEN! que ante cualquier contacto de los productos fitosanitarios con el cuerpo de las personas (Ingestión, Inhalación, contacto con la piel o con los ojos) deben practicarse inmediatamente las medidas de Primeros Auxilios que se han detallado.

¡Hagamos entre todos una agricultura más responsable!